Unos 10 años como media, desde la aparición de los síntomas. No obstante, la evolución es variable y oscila entre uno o dos años (tan inhabitual que debe plantear otros diagnósticos) y hasta 20 años. La expectativa de vida está disminuida, sobre todo en las formas de inicio precoz (antes de los 60 años).